Las toxinas y nuestro organismo.

En los últimos años, la limpieza interna del cuerpo se ha vuelto muy popular, y esto ha dado como resultado, el desarrollo del mercado en productos desintoxicantes de uso personal.alimentos

La forma más usada comúnmente es la limpieza interna cada 3 meses, esto puede ser bueno en algunas ocasiones, pero puede resultar difícil para la mayoría de los individuos, además de que en la mayoría de los casos, implica mal nutrición durante el proceso.

Este tipo de limpiezas agresivas, acarrean una serie de reacciones desfavorables con síntomas como la pérdida de energía, una pobre concentración mental, y dolores de estómago. En algunos casos también se experimenta irritación a nivel de la piel.

Este tipo de reacciones nos indican que el cuerpo está siendo sometido a cambios que van más allá de su habilidad para sobre llevar la actividad de limpieza o desintoxicación a la que se le está sometiendo.

Las toxinas tienen muchas formas de presentación. Comúnmente las definimos como los químicos a los que nos exponemos cuando consumimos nuestros alimentos, agua y al medio ambiente en donde vivimos. Aun los individuos más conscientes, pueden no darse cuenta de las cuotas de exposición a las que se someten diariamente.

Nuestro cuerpo tiene la capacidad natural para auto limpiarse y trabaja cada minuto para deshacerse de la carga de toxinas a la que se ve sometido. En esta labor de auto limpieza se combinan varios componentes del sistema gastrointestinal, sistema urológico, linfático, y órganos como el hígado. 

higadoEl hígado filtra y dirige las toxinas por eliminación a través de los riñones y el tracto intestinal. Nuestro cuerpo también elimina las toxinas a través del sudor, mucosidades y la piel.

Apoyar al cuerpo en esta diaria tarea es la forma más segura y efectiva de reducir los niveles de toxicidad en nuestro cuerpo y los efectos dañinos que estos producen.

Podríamos comenzar por consumir más cantidad de agua cada día. Si usted es de las personas a las que les cuesta tomar mucha agua, comience por hacer hábito. Primero un vaso en la mañana, otro a media mañana, luego al medio día, en la tarde y en la noche. Luego incremente la cantidad de agua poco a poco, pero sea constante. Debe lograr consumir 2 litros de agua al día, sin contar con líquidos como sopa, café, jugos, etc.

Trate de consumir más fibra en sus alimentos. La fibra ayuda a eliminar las toxinas a través del sistema intestinal. Al mismo tiempo, mantiene este sistema saludable para favorecer la eliminación de los desechos.

El ejercicio también juega un papel muy importante en la eliminación de toxinas, procure caminar o hacer ejercicio todos los días.

Si aún no lo hace, comience a consumir vitaminas. Estas son muy importantes para ayudar a todos los sistemas del cuerpo a funcionar efectivamente. Las vitaminas también apoyan a las enzimas, que influyen de forma directa sobre los órganos de limpieza de nuestro cuerpo.

 

Anónimo